Inicio Digitalización ¿Cumple tu e-commerce todos los requisitos legales?

¿Cumple tu e-commerce todos los requisitos legales?

126
0

El comercio electrónico fue clave durante el confinamiento y se ha vuelto imprescindible en la nueva normalidad. Poder vender cualquier producto o servicio y que éste sea adquirido desde cualquier parte y/o dispositivo es una oportunidad excelente para cualquier negocio.

Sin embargo, comercializar por Internet requiere seguir una serie de pautas de información y regulación legal. Cumplir con la legislación es clave para evitar posibles sanciones, afianzar la confianza de los consumidores y, sobre todo, contribuir al crecimiento de cualquier tienda online.

  • Incluya todos los datos de la entidad. La plataforma de comercio electrónico debe dar los datos del negocio en un lugar visible y de fácil acceso: nombre o razón social, número de registro, NIF, datos de contacto, dirección, actividad, etc. Esto se denomina ‘aviso legal” y su principal objetivo es brindar información sobre las Compañías que brindan productos y servicios.
  • Informar sobre las condiciones de uso. Es importante incluir toda la información que afecta al proceso de compra: precio, costos de envío, fechas de entrega, garantías, tiempos de devolución, costos adicionales, atención al cliente, forma de pago, etc. También las reglas de uso del sitio web, propiedad intelectual, derechos y deberes del usuario y política de privacidad.
  • Adaptar el sitio a las nuevas condiciones de uso de cookies. Además de adaptar el sitio a las nuevas condiciones para el uso de cookies, también deberá incluir las políticas que las regulan (qué son y qué son, cómo desinstalarlas, etc. ) y un popup o similar que aparecerá en la Cabecera y permite laEl usuario accede al documento explicativo y rechaza o acepta su uso.
  • Respeto a la protección de datos. Como cualquier empresa que recopila datos personales, es necesario informar a los usuarios sobre todas las condiciones y uso interno de esa información a través de una ‘política de privacidad’. En el caso del comercio electrónico, tenemos que adaptarnos al nivel de protección y tratamiento de los datos básicos o intermedios, según el tipo de datos personales que recabemos.
  • Garantizar el derecho de desistimiento. Esto permite a los consumidores renunciar a la compra antes del final de los 14 días calendario posteriores a la transacción sin dar ninguna razón o motivo. Las condiciones que deben incluirse en un formulario dependen del tipo de producto, ya que la ley contiene algunas excepciones. En este contexto conviene definir los límites de este rechazo.
  • Tenga en cuenta nuestra propiedad intelectual e industrial. Los contenidos del sitio web, diseño, código fuente, logotipos, textos, fotografías y demás elementos del sitio web son propiedad de la empresa, junto con los nombres comerciales, marcas, productos, etc. Esto debe constar en el «Aviso legal». En el caso de que estos hayan sido encomendados a terceros, debemos evitar su uso no autorizado, si no se nos ceden los derechos de explotación.
  • Cuidado con la Newsletter o el e-mailing. Está prohibido el envío de correos electrónicos publicitarios no solicitados o consentidos por el usuario. A este respecto, existen dos tipos de listas de contactos: opt-out(autorización implícita dada la relación previa con el usuario) y opt-in (autorización explícita previa inscripción). Hay que tener en cuenta que los usuarios podrán revocar en cualquier momento su consentimiento.
  • Responsabilidad por riesgos durante la entrega. Como se indica en las últimas modificaciones del Código del Consumidor, el contratista o vendedor debe asumir todos los riesgos que pueda sufrir el producto durante su transporte.
  • Uso de pasarelas de pago seguras. Debemos asegurarnos de que nuestra tienda online cuente con pasarelas de pago que cumplan con los requisitos reconocidos de transparencia, confidencialidad y seguridad. Estas puertas de enlace deben contener tecnología Secure Socket Layer (SSL) para que los datos se envíen encriptados por una clave secreta inaccesible.
  • Accesibilidad, claridad y rigor sobre todo. La información debe ser completamente accesible, clara y completa. Para ello, los enlaces visibles deben estar disponibles en toda la web, el tamaño de la ‘letra pequeña’ no debe ser inferior a un milímetro y debe asegurarse que el contraste de fondo no dificulte la lectura. Además, debemos explicar todo de forma clara, pues si se produce un error en la compra, será la empresa la que deberá acreditar que informó correctamente al cliente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario!
Por favor escriba su nombre aquí