Inicio Empresas España parte en desventaja con Europa por exceso de pymes

España parte en desventaja con Europa por exceso de pymes

129
0
En España, las pymes representan un 99,88% del total del tejido productivo

El enorme peso de las pequeñas y medianas empresas en el tejido productivo español (representan el 99,88% del total) pone a nuestro país en desventaja para superar la crisis provocada por el covid-19, según un informe de la Fundación Civismo.

Las pymes son un motor de crecimiento y empleo, pero su escasez de recursos o sus limitaciones de capital las hacen muy vulnerables cuando la economía sufre, como vimos en la recesión de 2008. Así, entre ese año y 2017 (en cuyo segundo trimestre ganó España la crisis, recuperando todo el PIB perdido desde entonces), el porcentaje de empleados en las pequeñas empresas cayó un 31,5%, y un 24,6% en las medianas, mientras que en las grandes empresas solo ganó un 0,1%, por lo que habría que facilitar su crecimiento y fortalecerlos.

Las pymes sustentan actualmente el 72% del empleo total, en comparación con el 63,7% en Alemania o el 66,6% de la media de la Unión Europea, y su contribución al valor añadido bruto (VAB) es del 61,3%, mientras que en Alemania es del 54,4% y del 56,4% en la UE. Por tanto, la desaparición de estas empresas afecta más a nuestra economía que a otras menos dependientes de ellas.

Por este motivo, entre otros factores, España tardó 9 años en recuperar su PIB tras la crisis de 2008, mientras que Alemania, el Reino Unido, sólo tardó entre 1 y 4 años. En esta ocasión, con las previsiones de la OCDE a finales de 2020 de una contracción del PIB español del 11,6% (la mayor del mundo después de Argentina y lejos del 7,5% en la zona euro), la agencia calcula una recuperación para el año 2027.

Además de destruir más puestos de trabajo, las pymes, por la menor inversión de capital y la dificultad para innovar, también tienden a conseguir una menor productividad, que en España lleva 20 años estancada.

Señala el estudio que este se incrementaría significativamente si la distribución por tamaño de las empresas españolas fuera más cercana a la de nuestros socios en la Unión Europea, ya que, solo se ubican las grandes y medianas empresas españolas en términos de productividad, por delante de sus homólogos comunitarios, mientras que las micro y pequeñas empresas se quedan atrás.

A pesar de las ventajas de las grandes empresas en cuanto a inversión, productividad, mejores salarios y rentabilidad (para el empleador pero también para los fondos públicos, en forma de una mayor recaudación de impuestos para sus actividad y sus rendimientos), en España representan solo el 0,12% del grupo de empresas, mientras que en Alemania representan el 0,47%, es decir, casi cuatro veces más.

Esta composición de nuestro tejido productivo concentrada en pymes hace que nuestra economía sea menos resiliente ante situaciones de crisis como la actual, de la que está emergiendo más degradada, por lo que incentivar el crecimiento de las empresas españolas es una estrategia que, «sería muy beneficiosa«.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario!
Por favor escriba su nombre aquí