Inicio pymes y autónomos El Banco de España alerta de un fuerte aumento del deterioro en...

El Banco de España alerta de un fuerte aumento del deterioro en los créditos ICO

Logo Siendo Pyme Web

Algunas entidades tendrán que dotar provisiones adicionales en los próximos años

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

El Banco de España ha observado ciertas señales de deterioro de la calidad del crédito, con un notable aumento de los préstamos en vigilancia especial y de las refinanciaciones, especialmente entre los clientes con aval ICO, por lo que ha avisado de que, de materializarse los riesgos latentes, parte de las entidades financieras tendrían que realizar provisiones adicionales en los próximos años.

Según ha advertido en su último informe de estabilidad financiera, publicado este jueves, los créditos en vigilancia especial por mayores posibilidades de impago (‘stage 2’), aumentaron un 53% entre junio de 2020 y junio de 2021, hasta situarse en 93.000 millones de euros, el 8,6% del total del crédito (58.000 millones de empresas, el 9,6% del total, y 35.000 millones de hogares, el 6,6%).

Este comportamiento empezó a registrarse a partir del tercer trimestre del año pasado y se aceleró “notablemente” en el cuarto trimestre, mientras que en la primera mitad de 2021 la variación interanual de estos créditos ha seguido aumentando. Según el Banco de España, ello representa cierta señal de deterioro de calidad del crédito, pese a que a nivel agregado los dudosos se han reducido, eso sí, a un ritmo menor que antes de la pandemia.

Otra señal de deterioro que ha identificado el supervisor bancario es el repunte de los créditos refinanciados o reestructurados, que habían moderado su ritmo de caída en los últimos trimestres y que en junio registraron un aumento interanual del 8,8%, “lo que estaría indicando un mayor uso de este recurso por parte de algunas entidades para facilitar el repago de créditos a determinados acreditados, en particular de las empresas no financieras”, señala el informe.

Los signos más evidentes de deterioro crediticio “presente y potencial” los muestran los sectores de actividad más afectados por la pandemia, lo que primero se tradujo en un incremento de los créditos a estos sectores clasificados en vigilancia especial (especialmente en la segunda mitad de 2020) y, después, en un aumento de sus préstamos dudosos en el primer semestre de 2021.

Según revela el informe, el aumento del grado de deterioro ha sido especialmente notable entre los préstamos con aval ICO, pasando el porcentaje de créditos ICO en vigilancia especial del 8% en diciembre de 2020 al 16% en junio de 2021 (misma tasa para los autónomos, aunque su aumento fue más contenido).

El director general de Estabilidad Financiera, Regulación y Resolución del Banco de España, Ángel Estrada, ha explicado que la morosidad de estos préstamos no es todavía significativa debido a que todavía no han vencido los periodos de carencia, por lo que el supervisor ha analizado los préstamos que los clientes con financiación avalada mantienen con todos los bancos.

“Vemos no solo los avalados, sino también los no avalados, y ahí se puede observar que el deterioro es mayor”, ha advertido Estrada. Teniendo en cuenta este aumento significativo del volumen de operaciones ICO vinculadas a clientes empresas con algún préstamo problemático, el Banco de España ha alertado de que el riesgo de las operaciones avaladas por el ICO podría materializarse, en mayor medida, una vez el periodo de carencia expire.

De su lado, el deterioro de los créditos vinculados a moratorias vencidas se ha mantenido, situándose el 20% de los préstamos en vigilancia especial (19% en diciembre) y habiéndose calificado el 9% como dudoso (8% en diciembre). El Banco de España ha avisado de que este deterioro podría aumentar en los próximos trimestres, debido a que una parte importante de las moratorias ha vencido recientemente.

Si bien se espera que el impacto de estos riesgos en la cuenta de resultados de los bancos sea diluido, desde el Banco de España han avisado que los impagos en los créditos con aval público supondrían una deuda al Estado. “Cuando estas pérdidas se vayan materializando, esto va a engrosar el déficit público y la deuda pública”, ha reconocido Estrada.

ALGUNAS ENTIDADES TENDRÁN QUE DOTAR MÁS PROVISIONES

En este escenario, el Banco de España ha advertido en su informe de que la potencial materialización de los riesgos latentes y su impacto sobre la calidad crediticia “podría requerir, para algunas entidades, dotaciones adicionales en los próximos años, en especial bajo el supuesto menos favorable sobre la efectividad de las medidas de apoyo implementadas en respuesta a la pandemia”.

La magnitud de este esfuerzo adicional presenta una marcada heterogeneidad entre entidades y depende, entre otros factores, del grado de deterioro crediticio de la cartera de prestamos avalada por el ICO.

“Existe un porcentaje significativo de bancos que tiene que seguir realizando un es fuerzo en provisiones y, en cualquier caso, el mensaje para todos los bancos tiene que seguir siendo un mensaje de prudencia, porque existen riesgos latentes en las carteras y todavía no hemos observado todo el impacto que puede tener esta crisis”, ha avisado Ángel Estrada.

Según ha concretado, un 40% de entidades cubrirían todas las pérdidas esperadas en el escenario central que maneja el Banco de España si mantuviesen en el segundo semestre de 2021 el ritmo de dotaciones del primer semestre, mientras que un porcentaje similar necesitaría todavía seguir dotando a ese ritmo durante los próximos años.

“Eso quiere decir que todavía hay un porcentaje muy significativo de entidades que necesitaría seguir dotando provisiones al ritmo del primer semestre. Estamos hablando del escenario central y parece claro que, con respecto al escenario económico, los riesgos a la baja parece que empiezan a ganar peso. Por tanto, en estas circunstancias, el mensaje del gobernador es que hay que ser prudente, no liberar provisiones y, en el caso de ciertos bancos, mantener el esfuerzo que han hecho en el primer semestre”, ha insistido el director general de Estabilidad Financiera.

En este escenario, el Banco de España ha constatado que las entidades financieras españolas han sido más precavidas a la hora de liberar provisiones extraordinarias en España que en otros países. Así, las dotaciones consolidadas a provisiones por pérdidas por deterioro de activos financieros se redujeron en un 50% en junio, volviendo a niveles prepandemia, pero las dotaciones a provisiones en el negocio en España se mantuvieron en niveles superiores a los previos a la pandemia.