Inicio pymes y autónomos Podólogos consideran que “las aseguradoras sanitarias pagan tarde y mal”

Podólogos consideran que “las aseguradoras sanitarias pagan tarde y mal”

SEVILLA, 13 (EUROPA PRESS)

El 91,3 por ciento de los profesionales de la podología considera que el trabajo con las sociedades o mutuas “no está bien remunerado porque pagan tarde y mal”, según el Estudio Socioprofesional del organismo podológico colegial.

Así lo ha explicado este martes, según recoge en un comunicado la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), la vicepresidenta del Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos (Cgcop), Rosario Correa, que ha asegurado que en la encuesta han participado 2.666 personas de un colectivo total de 7.800 colegiados, “lo que da gran fiabilidad a la investigación”. En este sentido, el 41,9 por ciento de personas encuestadas trabajan con mutuas o aseguradoras privadas.

Según Correa, “se trata de un tema que las empresas deben valorar para que la remuneración profesional sea adecuada a la calidad prestada, por lo que es necesario que las compañías sanitarias establezcan un diálogo con el Cgcop”.

La vicepresidenta ha exigido una remuneración profesional “adecuada y acorde” a la calidad prestada, con una “ampliación” de los servicios podólogicos cubiertos.

Por su parte, el secretario general de ATA, José Luis Perea, ha indicado que esta reivindicación es “común” a los integrantes de la sectorial de sanidad de ATA en la que se integran más de 200.000 profesionales sanitarios, por lo que debe tener una solución “lo más rápida posible”.

“La mayoría de las aseguradoras solo incluyen la quiropodia, un servicio muy básico y de menor valor añadido, entre los actos terapéuticos que ofrecen a sus asegurados y pagan estos servicios al profesional a veces a cinco euros, una realidad se ha agravado durante la pandemia en la que los profesionales han visto que su baja remuneración hacía inviable atender a los pacientes”, ha señalado Perea.

Por otro lado, el estudio también revela que hay “pocos” profesionales que trabajan para instituciones públicas, ya que la mayoría, fundamentalmente, realiza su labor en clínicas. Para el sector público hay profesionales en hospitales de Cantabria y Baleares, junto a los que trabajan para la Universidad.

En este sentido, existen “algunos autónomos” que trabajan para ayuntamientos o residencias públicas, “pero con conciertos o a través de licitaciones de servicios”. Perea ha indicado que “el 74,2 por ciento de profesionales desarrollan su actividad por cuenta propia, el 13,6 por ciento por cuenta ajena y el 12,2 por ciento, de ambas formas”.

El estudio indica que el 87,5 por ciento está de acuerdo con la inclusión de esta especialidad en la cartera básica del sistema público de salud con todas las competencias como son pie diabético, atención primaria, pie geriátrico, pie infantil y en el ámbito hospitalario.

También el 85,5 por ciento de profesionales consideran “que no existe reconocimiento social de su labor”. “Ambos aspectos parecen estar muy relacionados, porque la presencia en la sanidad pública aportaría conocimiento y prestigio social a la podología”, ha indicado Perea.

Con respecto a este tema, Correa ha apuntado que la inclusión de profesionales de la podología en el sector público supondría “un ahorro económico para las arcas públicas, ya que los cuidados de los pies de las personas diabéticas, por ejemplo, están cada vez están más desatendidos, y generan un enorme gasto al sistema”.

La vicepresidenta ha hecho referencia al problema del “intrusismo”, ya que entre 2018 y 2020, el colegio tiene registrados 496 casos, “algunos de ellos con consecuencias graves para los pacientes”.

OTROS DATOS

Otro dato criticado por el Cgcop es que la jornada laboral media en podología es de diez horas, con un 78 por ciento de personas que trabaja cinco o seis días a la semana, en horario de mañana y tarde. Según Correa, “el 9,3 por ciento de los profesionales de Podología trabajan entre once y 15 horas al día”.

“Como autónomos, muchos se ven obligados a dedicar mucho más tiempo de lo normal a su negocio para que sea rentable, en algunos casos con ingresos de menos de 500 euros mensuales”, ha indicado la vicepresidenta.

Por otro lado, el sector podológico invierte más de 5.000 euros al año en un 36,2 por ciento de los casos para el acondicionamiento de la clínica. A su vez, el 28,8 por ciento invierte entre 1.000 y 5.000 euros anuales para este mismo hecho.

De otra forma, las personas encuestadas consideran que en la profesión “se necesitan reformas a nivel formativo, de gestión, desarrollo profesional y visibilidad ante la sociedad”.

La vicepresidenta ha señalado que la podología es una profesión “joven y era necesario” realizar el estudio para conocer la situación del sector. “Se ha obtenido así, una visión global del ejercicio de la profesión en España, que mejora el acercamiento a las instituciones y poderes públicos para reclamar las necesidades del colectivo”, ha señalado.

Entre las personas que han contestado a la encuesta predominan las mujeres, con una edad media de 40-45 años y el 80,5 por ciento cuenta con tecnología para desarrollar estudios biomecánicos. Además, el 86 por ciento diseña y adapta las plantillas para sus pacientes.

Por otra parte, los encuestados suelen realizar dos o tres cursos acreditados anualmente para el desarrollo de su profesión e invierten unos 300 euros al año en formación en ortopodología, biomecánica, podología infantil, pie diabético y cirugía.

Por último, algo más de la mitad de profesionales dispone de página web en la actualidad, el 71 por ciento tienen redes sociales y el 73 por ciento siguen al Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos.