Inicio Economía La FER asegura que la nueva regulación eléctrica es “inoportuna” por la...

La FER asegura que la nueva regulación eléctrica es “inoportuna” por la crisis y “encarecerá” la factura

51
0
fer-federacion-empresas-rioja

LOGROÑO, 26 (EUROPA PRESS)

La nueva regulación eléctrica del Gobierno, que entra en vigor desde el 1 de junio, “será un nuevo dolor de cabeza para la actividad de empresas, pymes y autónomos, que tendrán que adaptarse a las diferentes tarifas, tramos horarios y peajes que llevará consigo la nueva factura eléctrica”.

La conclusión “es bastante clara”. El “nuevo cambio regulatorio volverá a traer más incertidumbre a un ámbito de por sí incierto”. Seguirá produciendo disfunciones energéticas en el mercado. Se produce también “un momento inoportuno porque las empresas no han salido de la crisis sanitaria que ha causado la pandemia del coronavirus y, lo más importante, seguirá encareciendo la factura eléctrica, especialmente para las pequeñas empresas y los autónomos”.

Aunque el principal argumento público de esta regulación “es el ahorro energético y de coste, lo cierto es que el término fijo de la factura que reciben las empresas sigue siendo muy elevado y con el impuesto eléctrico y el IVA, la factura de la luz seguirá subiendo en un mercado sometido a infinidad de vaivenes y a fluctuaciones en el precio”.

Lo que “hay que tener en cuenta es que la electricidad es un servicio esencial para la actividad económica y empresarial y uno de los costes fijos más elevados que soportan las empresas y los autónomos”. Cualquier variación de precio que se produce “impacta muy directamente en los pequeños negocios”.

En síntesis, este cambio regulatorio “reduce el número de tarifas, establece nuevos horarios en cada temporada, reduce los peajes y castiga los excesos de potencia contratada”.

LOS EXCESOS DE POTENCIA SE PAGAN

El tema de la potencia “es especialmente importante para las empresas, que tendrán que revisar muy exhaustivamente sus necesidades de potencia, porque los excesos se reflejarán en la factura final de forma notable. Las empresas tendrán que ajustar muy bien las necesidades de contratación de la potencia que tengan”, ha señalado la patronal riojana.

También se verá afectada la estructura organizativa en actividades de producción, ya que las empresas se tendrán que adaptar a las diferentes tarifas y tramos horarios que pueden dar al traste con la organización de su actividad y de sus procesos, sobre todo en el caso de la industria.

Por tanto y en conclusión, nueva reforma eléctrica en plena pandemia y sin una recuperación económica palpable, cambio tarifario con nuevos tramos, pero la misma o más incertidumbre y costes energéticos al alza, que “terminarán haciendo perder competitividad a las empresas respecto de sus homólogos europeos en un contexto todavía crítico”.

ESPAÑA, CON MAYOR CARGA IMPOSITIVA

Una mirada comparativa “nos ofrece unas pistas muy elocuentes del precio que las empresas pagan por la energía eléctrica. Según los datos de Eurostat. España es el tercer país de la UE con mayor carga impositiva en la factura eléctrica, lo que revela la necesidad de soluciones más estructurales si pensamos que la electricidad es un bien esencial y un servicio básico que afecta al consumo de los hogares, familias y empresas”.

La FER, que lleva 10 años celebrando compras agrupadas de electricidad junto con otras organizaciones empresariales, celebrará el próximo 28 de mayo una jornada informativa dirigida a las empresas y los autónomos, con el objetivo de arrojar luz y claridad a esta nueva normativa electricidad de enorme afectación para la actividad de las empresas y de los autónomos riojanos.