Inicio Economía Caja Rural de Extremadura obtiene un resultado positivo de 9,4 millones en...

Caja Rural de Extremadura obtiene un resultado positivo de 9,4 millones en 2020, un 6% más que el año anterior

70
0

BADAJOZ, 15 (EUROPA PRESS)

La entidad Caja Rural de Extremadura ha obtenido un resultado positivo neto, después de impuestos, de 9,42 millones de euros en 2020, marcado por la pandemia de coronavirus, y que supone un 6 por ciento más que en el ejercicio anterior.

Un año en el que Caja Rural de Extremadura ha concedido más de más de 8.000 operaciones de crédito por más de 400 millones de euros «a todo el colectivo económico que lo necesitaba», de manera tal que se han dirigido tanto a las pymes de la región, como a los autónomos y a los particulares «para intentar estar al lado de ellos».

Así lo ha detallado el director general de Caja Rural de Extremadura, José María Portillo, en rueda de prensa telemática este lunes en la que ha dado a conocer los resultados de la entidad relativos al ejercicio 2020, un año en el que han tenido que «sacar sus mejores herramientas, su compromiso con la sociedad y una gestión rigurosa y sobre todo prudente», y basada en tres pilares.

Así, el primero de dichos pilares pasa por el servicio a sus clientes, a través de la apertura de las oficinas: «en los momentos difíciles en los que el confinamiento obligó a cerrar todos los establecimientos nosotros mantuvimos abiertos nuestros 110 centros de atención al público y continuamos tratando de hacer normal lo que era absolutamente anormal», ha detallado Portillo.

El segundo de los pilares fue la concesión de más de más de 8.000 operaciones de crédito por más de 400 millones de euros «a todo el colectivo económico que lo necesitaba», ante lo cual ha explicado que se han dirigido tanto a las pymes de la región, como a los autónomos y a los particulares «para intentar estar al lado de ellos» e intentar «conseguir con ellos salir de la situación tan preocupante en la que hemos estado viviendo».

En tercer lugar, ha citado la colaboración con todas las organizaciones no gubernamentales, bancos de alimentos y demás organismos «volcados en la ayuda a los necesitados para intentar paliar un poco los efectos tan terribles que la crisis ha supuesto».

PANDEMIA Y ECONOMÍA

Y es que, para José María Portillo, el año 2020 «ha venido marcado por algo extraordinario» que «no ha sido positivo y que pasará a la historia de esta generación que nos ha tocado vivir», como la pandemia del coronavirus «que ha arrasado con todo lo que ha cogido a su paso y que ha provocado auténticos estragos en la economía».

«Todavía no conocemos cuál va a ser el final de esta situación y lo único que nos queda es tener esperanza y confianza en que saldremos pronto de esta terrible situación», ha continuado, para apuntillar que «en el camino se van a quedar muchas empresas, muchos autónomos, muchas esperanzas, muchas ilusiones». «Y en ese sentido, todos tenemos que colaborar a recuperar lo que se está destruyendo, y lo que hemos perdido en esta etapa», ha señalado.

En este contexto, ha reconocido que «era muy previsible» que el paro, que ha definido como «la lacra más importante que se puede sufrir», aumentara de forma «considerable», mientras que las expectativas de crecimiento «se han parado» y «es muy posible que tengamos que recuperarnos a lo largo de muchos años».

De igual modo y desde el punto de vista del sector financiero, ha agregado que han tenido que sufrir lo que ya venían sufriendo, como es «un contexto de bajos tipos de interés en los que es muy difícil construir una cuenta de resultados».

CIFRAS POSITIVAS

«En este difícil contexto económico», Caja Rural de Extremadura ha conseguido cerrar 2020 con unas cifras «bastante positivas», según su director general, que ha detallado que han obtenido un beneficio después de impuestos de 9,4 millones de euros, que representa algo menos del 6 por ciento de incremento con respecto al año anterior, apoyado «principalmente» en un aumento de su presencia en el mercado.

Asimismo, la cuota de mercado de la Caja ha aumentado hasta más del 7 por ciento, y el volumen de negocio ha aumentado hasta superar los 350 millones de euros, un incremento de más del 15 por ciento con respecto al pasado ejercicio

«Si bien este aumento de dimensión es positiva para nuestra entidad, lo que más positivo ha sido y de lo que podemos sentirnos más tranquilos en Caja Rural de Extremadura ha sido del incremento que hemos conseguido en la solvencia, en la garantía, en la fortaleza de la entidad», ha continuado, para remarcar en lo que a solvencia se refiere que se sitúa en el 16 por ciento, lo que supone un 35 por ciento más de lo que requiere el Banco de España a la entidad, que es el 11,88 por ciento.

Otro de los ratios importantes sobre los que se asienta la gestión de la entidad, la liquidez, su exigencia está en el 100 por cien, pero la Caja «lo ha más que duplicado el año pasado» cuando ha cerrado con un 218 por ciento, lo cual «supone también una fuente más de confianza que deben tener nuestros clientes en la entidad».

Del mismo modo, Caja Rural de Extremadura ha conseguido reducir su ratio de dudosidad hasta llegar al 5,05 por ciento, muy cercana a las medias del sector, pero con un nivel de cobertura del 103 por ciento del total de dudosos, muy por encima de las medias que presenta el conjunto del sector financiero nacional.

FONDO DE EDUCACIÓN Y PROMOCIÓN

José María Portillo también ha expuesto que estos resultados en las cuentas de la entidad les permite destinar en este 2021 más de 1,5 millón de euros a funciones sociales o asistenciales y a actividades culturales en toda la región, a través del Fondo de Educación y Promoción.

En el ejercicio 2020, Caja Rural de Extremadura llevó a cabo un total de 413 acciones solidarias por importe de más de 500.000 euros a través del Fondo de Educación y Promoción, al que la entidad destina, como mínimo, el 15 por ciento de los excedentes del ejercicio de cada año con el fin de revertir a la sociedad extremeña parte de los beneficios obtenidos.

También ha remarcado que estos resultados relativos al ejercicio 2020 son «bastante positivos» para Caja Rural, que «lo que quiere es estar cerca de la sociedad» con la que «tiene un compromiso», por lo que «ahora que es el momento en el que todos tenemos que arrimar el hombro». De este modo, ha aseverado que Caja Rural de Extremadura va a colaborar, en la medida de sus posibilidades, a ayudar a salir de esta «terrible situación».

«Nos esperan años difíciles pero todos tenemos que colaborar, todos tenemos que combinar el esfuerzo para poder salir de esta situación, la Caja ha estado siempre, pero va a estar ahora, más que nunca, al lado de los extremeños, que no lo dude nadie», ha ahondado, junto con que las puertas de la entidad «están abiertas para todo el que necesite emprender algún negocio, y hacer algún tipo de iniciativa, dado que «la Caja no solo le apoyará, sino que le orientará y le recomendará las mejores funciones que puede realizar». Por último, ha confiado en que este 2021 «sea el año de la recuperación para todos».