Inicio Empleo Según el Servicio Andaluz de Empleo, el 61% de los contratos registrados...

Según el Servicio Andaluz de Empleo, el 61% de los contratos registrados al grupo con estudios postsecundarios fueron firmados por mujeres en 2020

98
0

CÓRDOBA, 9 (EUROPA PRESS)

Un estudio realizado por el Observatorio Argos del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) recoge que la participación de la mujer en el mercado de trabajo andaluz «prácticamente se multiplica por siete» en el caso de que tengan una mayor cualificación profesional. Así, en Córdoba, el 61 por ciento de los contratos registrados al grupo con estudios postsecundarios fue para el colectivo femenino en 2020.

Según ha indicado la Junta de Andalucía en una nota, el monográfico ‘La Mujer en el Mercado de Trabajo Andaluz 2020’, que se publica anualmente coincidiendo con motivo del Día Internacional de la Mujer, señala que la tasa de actividad (el indicador de la Encuesta de Población Activa (EPA) que recoge el número de personas de 16 años o más que trabajan o desean hacerlo entre el total de personas de ese intervalo de edad) en las mujeres supera el 75 por ciento para las que tienen estudios universitarios o de doctorado, mientras que no alcanza el diez por ciento en el caso de mujeres sin estudios.

El director provincial del SAE en Córdoba, Ángel Herrador, ha puesto de manifiesto que «a pesar de que las mujeres representan el 51 por ciento de la población cordobesa, su participación en el mercado laboral sigue siendo menor que la de los hombres, pero aumenta conforme lo hace su cualificación, de modo que, en los estratos con mayor formación, el peso de la población femenina en el mercado se equipara a la masculina e incluso la supera».

De total de contratos que se realizaron en el 2020 en Córdoba, ha puntualizado Herrador, solo el 37 por ciento fue para el colectivo femenino, «mientras que esta cifra casi se duplica si nos centramos en los acuerdos laborales firmados por mujeres con alta cualificación. De los 27.167 registrados entre este grupo, el 61 por ciento fue para ellas (16.503)».

En 2020 las mujeres cerraron 160.780 acuerdos laborales, el 48 por ciento en el sector servicios y el 42 por ciento en agricultura. Por grupos de ocupación, más de la mitad se centraban en ocupaciones elementales siendo camareras y peones agrícolas las ocupaciones más contratadas el año pasado seguidas de personal de limpieza, vendedores o trabajadores de cuidados personales a domicilio. El 96 por ciento de los acuerdos fueron temporales.

Según los datos de la Encuesta de Población Activa, y que recoge el estudio Argos, el 42 por ciento de la población cordobesa ocupada (117.400) es mujer, mientras que en la población parada el colectivo femenino representa el 53 por ciento (47.400).

Las diferencias son más claras centrándose en las tasas de paro y actividad que ofrece la EPA. En el primer caso las mujeres superan en ocho puntos la tasa de paro de los hombres, un 28 por ciento frente al 20 por ciento y registran casi 13 puntos menos de tasa de actividad. En el ámbito del trabajo por cuenta propia las mujeres solo representan el 34 por ciento de los autónomos en Córdoba (18.184 de 53.197 autónomos en febrero).

A 31 de diciembre de 2020 había en Córdoba 47.834 mujeres desempleadas, y tan solo el 21 por ciento tienen estudios postsecundarios. Siete de cada diez mujeres demanda empleo en el sector servicios y el 51 por ciento es parada de larga duración (más de 12 meses buscando empleo).

PAQUETE DE INCENTIVOS

La Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo va a impulsar un paquete de incentivos cuyo objetivo es propiciar mejores condiciones para que la mujer no tenga que abandonar el mercado laboral y que tanto hombres como mujeres puedan conciliar sus tareas labores con las familiares, que cuenta con un presupuesto inicial de 6,9 millones de euros.

Tres de estas medidas serán desarrolladas por el Servicio Andaluz de Empleo. Así, la primera línea de ayudas aborda la nueva situación que está generando la pandemia con la extensión del teletrabajo e incluye una subvención dirigida a las empresas para las nuevas contrataciones labores indefinidas que lleven a cabo a jornada completa que incluyan en el contrato como medida de flexibilidad horaria que parte de la jornada de trabajo se realice mediante el trabajo a distancia.

La segunda y tercera línea de ayudas tratan de remover los obstáculos que sobre el empleo producen las responsabilidades familiares. Así, se incentiva la contratación de desempleados inscritos en el Servicio Andaluz de Empleo y en el Sistema Especial de Empleados del Hogar del Régimen General de la Seguridad Social para el cuidado de menores de tres años o de discapacitados con un grado mínimo del 75 por ciento y dependientes.