Inicio Empleo Educación contempla para el próximo curso 9.371 plazas, lo que supone una...

Educación contempla para el próximo curso 9.371 plazas, lo que supone una disminución de 16 docentes

10
0

ANPE y UGT califican la medida de “decepcionante” y “muy alejada de las verdaderas necesidades del sistema educativo”

OVIEDO, 17 (EUROPA PRESS)

La Administración contempla para el próximo curso 9.371 plazas, lo que supone una disminución de 16 docentes con respecto al curso anterior. Los sindicatos ANPE y UGT coinciden en calificar esta medida de “decepcionante, muy alejada de las verdaderas necesidades del sistema educativo y que no sufraga la amortización de 538 plazas desde el inicio de la crisis en 2010”.

Así se han manifestado tras mantener una reunión de la Mesa Sectorial de Personal Docente con un único punto en el Orden del Día: Propuesta de Plantilla Orgánica para el curso 2021/2022.

En la actualidad están trabajando un total de 4.585 funcionarios y funcionarias interinos. De esta cifra, 565 son consecuencia de la pandemia. Con estos números, los sindicatos afirman que la plantilla orgánica no cubre ni el 70% de las plazas existentes y esta situación viene repitiéndose curso tras curso, con lo que centenares de plazas se consideran necesidades coyunturales cuando todos sabemos que son plazas estructurales.

Para ANPE, estas cifras junto con las altas tasas de jubilaciones habidas (400-500 plazas cada curso) y la escasa convocatoria de oposiciones en los años de la crisis económica, y el pasado curso que no se pudieron celebrar, ha llevado a alcanzar unas tasas de interinidad en los últimos años superiores al 35% de profesorado.

El sindicato recuerda que la plantilla que se apruebe en la Mesa Sectorial de Educación compromete y afecta directamente al Concurso de Traslados del profesorado y a la determinación de la Oferta Pública de Empleo y la convocatoria de oposiciones, y en definitiva, a la calidad del Sistema educativo asturiano.

Para UGT, “el hecho de que la plantilla orgánica y las necesidades reales sean tan dispares crea una serie de distorsiones que en nada benefician a la educación asturiana. Esta irregularidad afecta al concurso de traslados, a la OPE y a la calidad educativa porque, en el mejor de los casos, esas plazas se cubren con empleo interino, muchas veces a media jornada, y siempre determinado por criterios economicistas y sometidos a la voluntad de la Administración de turno”.

UGT considera que la Consejería de Educación debería recoger el mandato del Gobierno asturiano de rebajar la tasa de interinidad al 8%, reducir el horario de infantil y primaria a 23 horas o rebajar la ratio del alumnado; “propuestas no solo solicitadas reiteradamente por UGT, sino también incluidas en el programa electoral del partido del Gobierno”.