Inicio pymes y autónomos El pequeño comercio y la hostelería de Cáceres continúan con las protestas...

El pequeño comercio y la hostelería de Cáceres continúan con las protestas por el cierre de los negocios

93
0

CÁCERES, 8 (EUROPA PRESS)

El pequeño comercio y la hostelería de Cáceres continúan con los actos de protesta por el cierre de sus negocios decretado por la Junta de Extremadura debido a la situación de la pandemia en la ciudad. En esta ocasión, los empresarios de la calle Rodríguez Moñino han protagonizado una concentración silenciosa y se han sumado a la clausura de los escaparates y al apagón de las luces «en señal de luto«.

La concentración se ha llevado a cabo al mediodía en rechazo a las medidas adoptadas por el Gobierno regional. «Entendemos que la situación es delicada pero no estamos de acuerdo con estas medidas«, ha apuntado Jorge González, presidente de la Asociación de Comerciantes y Empresarios de la calle Rodríguez Moñino.

González ha apuntado que el cierre debería ser «perimetral» de la ciudad y no sectorial, ya que «no es comprensible que la gente pueda ir a tomar un café o a comprar a la localidad al lado de Cáceres».

«Al final, el mismo contagio puede haber en un bar a 50 kilómetros de Cáceres que en el propio Cáceres», ha insistido González, que ha subrayado que la hostelería «está abatida» porque «se le ha criminalizado desde el principio como un foco de contagio», mientras los empresarios tienen que soportar los alquileres de los locales y hacer frente a las nóminas de sus empleados, y «la gente no concibe que no pueda tomarse un café en su ciudad pero pueda ir a la de al lado a tomárselo«.

Por ello, algunos establecimientos están barajando la posibilidad de hacer un servicio para poder llevárselo a casa y, mientras, los escaparates de comercios y bares de la ciudad están apagados «en señal de luto», ha dicho.

Calles vacías

González ha mostrado su tristeza por tener las «calles vacías» en pleno periodo de rebajas y ha defendido al pequeño comercio que «ha respetado las medidas de seguridad» y, ahora «ha recibido este varapalo, que no es de recibo», ha apuntado.

Asimismo ha criticado la falta de previsión de los gobernantes porque se toman decisiones «de un momento para otro» y, en este caso, se han cerrado los establecimientos cuando las tiendas están llenas de ropa y las cámaras frigoríficas de los restaurantes repletos de productos.

«Sabemos que la evolución de la pandemia no es buena y a raíz del Puente de diciembre la situación se ha ido estropeando, y sí es cierto que algo iba a ocurrir pero no de esta manera tan sesgada y tan sectorizada«, ha indicado González, que ha solicitado que se implementen otras medidas como cita previa porque «el comercio de proximidad es seguro».

La concentración silenciosa se une a la «cacerolada» que ayer protagonizaron empresarios cacereños de otras zonas de compras y ocio de la ciudad como la calle San Pedro de Alcántara.

«Nosotros hemos querido hacer una concentración silenciosa porque, a veces, el silencio dice más que el ruido«.